El dólar seguirá fuerte frente a otras divisas y no habrá un cambio de paradigma monetario a corto plazo

El dólar seguirá fuerte frente a otras divisas y no habrá un cambio de paradigma monetario a corto plazo

Fecha: 28/04/2020
Autor: Jose Basagoiti

El dólar seguirá mandando en el mercado monetario. Las divisas débiles y las monedas de países emergentes siguen siendo las más castigadas ante la crisis que estamos viviendo, provocada por el COVID-19. 

El dólar no es una divisa cualquiera. Se trata de la reserva de valor de, prácticamente, todo el mundo. Esto genera una demanda enorme de los diferentes agentes económicos. La Reserva Federal de EEUU (FED) es bien consciente de ello y cuando imprime crédito siempre lo hace tras analizar la necesidad y la escasez existente de dólares. 

La FED parte de la siguiente premisa: "¡no hay suficientes dólares disponibles en el mundo para pagar toda la deuda!". Oferta artificial frente a demanda real.

No hay más que ver como las últimas expansiones del balance general de la FED han ido correlacionadas con un aumento de valor del dólar.

Esto hace que los prestatarios y las diferentes corporaciones y economías necesiten acceder a dólares para pagar sus deudas. No hay más que ver las reservas de países como China o Japón. La brutal ventaja que esto supone le da a la FED una flexibilidad y margen de maniobra que no tienen otros bancos centrales. 

Por lo tanto, no toda política ultraexpansiva se justifica porque le funcione a EEUU. Considerar lo contrario sería un error colosal. Aun así, ese ha sido un argumento que hemos visto utilizar más de una vez en el ámbito político para justificar déficit. 

Últimamente se ha hablado mucho de la posible quiebra del dólar si continúa el aumento exponencial del balance de la FED, que la semana pasada aumentó a un récord de 5,86 billones de dólares (el equivalente a una cuarta parte de la economía de EEUU). Este es un análisis poco profundo y cae en varios errores.

Los traders de referencia de TradingPRO mantenemos nuestras estrategias favorables al dólar, con objetivos de largo plazo en el EUR/USD en los 1,03 dólares, en el USD/JPY en 130 yenes y en el USD/CAD en los 1,50 dólares canadienses.

Por su parte, Bitcoin sí se erige como una posibilidad real para combatir este problema estructural. Llegará su tiempo, aún es un activo demasiado joven.

Fuente de la imagen: Bloomberg