La historia que no quieren repetir los mercados

Fecha: 26/08/2020
Autor: Jose Basagoiti

Os comparto este interesante gráfico de Bloomberg que compara la estructura de mercado en la década de los 20 con la actual estructura. A primera vista puede asustar, sobre todo si pensamos que la historia y el ciclo bursátil pueden repetirse, ya sabemos que la oferta y la demanda tienden a dejar patrones de comportamiento similares a lo largo de los años.

Sin embargo, ambos escenarios dejan diferencias bastante relevantes, la crisis del 29 no incluía tipos de interés cercanos al 0% (prolongados en el tiempo) ni la inyección masiva de liquidez por parte de la Reserva Federal. Esto nos debe replantear el análisis y los posibles efectos en el nuevo ciclo.

Con las nuevas herramientas en política expansiva, los ciclos económicos se pueden estirar de forma “artificial” y dejar sobrevaloraciones mucho más extremas. Los mercados empiezan a atender a la base monetaria y dejan de lado los indicadores de salud empresarial. A esto suelo llamarle la droga o el éxtasis financiero.

Sin embargo, el hecho de poder estirar el ciclo no hace que cambie el ciclo. En la actualidad, las valoraciones siguen siendo extremas, los beneficios corporativos muy pobres, la productividad muy baja y la deuda, totalmente, descontrolada. A falta de tensiones inflacionarias, sobre todo en vivienda y productos básicos, estamos cerca de ver el fin del último bull market, o eso pensamos nosotros.

Pero para ver ese techo, es normal que el mercado estire y barra (tanto en precio como en tiempo) mucho más que en antiguos ciclos, pero la burbuja de activos parece clara. El efecto de la droga monetaria es una variable que hay que introducir en todo análisis contemporáneo y que no recogen mercados pasados. Sin embargo, como en toda droga, después del subidón viene el bajón.

Os dejo en la imagen 2 nuestro contexto de largo plazo para el SP500 y el potencial final de ciclo.

Imagen 2: SP500 (W1):